¿En qué consiste la Micro-TESE?

Cuando no encontramos espermatozoides en el eyaculado (azoospermia)podemos recurrir a diferentes técnicas para intentar extraer espermatozoides del eyaculado. Estas técnicas son: la aspiración de testículo o epidídimo, la biopsia o TESE y la microTESE. 

 

La aspiración sería la técnica menos efectiva, la TESE sería una técnica intermedia que se podría utilizar en hombres con azoospermia obstructiva, y la microTESE es la más efectiva a la hora de encontrar espermatozoides incluso en caso de azoospermias secretoras. 

 

La Micro-TESE es una novedosa técnica que consiste en realizar una biopsia testicular empleando un microscopio quirúrgico para localizar con precisión las zonas del testículo donde sea más posible encontrar los espermatozoides, pudiendo ver al máximo detalle los túbulos más engrosados del testículo y seleccionar la muestra espermática con el mínimo daño testicular. Incluso en los casos en los que el varón se haya sometido previamente a una biopsia testicular, gracias a la realización de la técnica Micro-TESE es posible identificar los túbulos dilatados y extraer y recuperar los espermatozoides óptimos para poder ser utilizados en los tratamientos de reproducción asistida.

¿Cómo se realiza la intervención?

La Micro-TESE se puede realizar tanto con anestesia local ambulatoria como con sedación, dependiendo de cada caso. La intervención dura entre tres cuartos de hora y la hora.  El paciente tras pasar por la sala de recuperación y observación puede marchar a su casa en cuanto ha pasado el efecto de la sedación o de la anestesia local.

¿Cuándo está indicada la Micro-TESE?

La Micro-Tese está indicada en pacientes diagnosticados de azoospermia no obstructiva, ya que es en estos casos cuando va a ser más complicado encontrar espermatozoides. Con la utilización de la micro-TESE llevada a cabo por un urólogo especializado, hasta en un 50% de estos pacientes será posible encontrar islotes aislados en los testículos con producción de espermatozoides.