Blog

El abruptio placentae también se le conoce como desprendimiento de placenta, en el cual se produce una separación parcial o total de la placenta implantada en el útero de manera prematura, normalmente tiene lugar a partir de las 20 semanas de gestación. Los síntomas del desprendimiento placentario pueden incluir: hemorragia o sangrado vaginal, dolor abdominal, dolor intenso de espalda, rigidez y sensibilidad uterina y contracciones uterinas. En los casos más graves puede provocar la muerte fetal y riesgos importantes para la madre a causa del sangrado.